Favorites

Dile adiós a los malos hábitos de tu perro con estos consejos

3 formas sencillas de fomentar el buen comportamiento en tu perro

Quédate en casa y certifica tu inglés online!

Preparation course for the toefl

Dog Barking At Home

Uno de los errores más comunes que cometen los dueños de mascotas es fomentar comportamientos no deseados en su perro sin darse cuenta. Hay muchos comportamientos normales de tu perro que pueden convertirse fácilmente en un mal hábito si no es capaz de controlar cuándo o en qué contexto lo hace.



La forma más eficaz de entrenar a tu perro es utilizar el método de “refuerzo positivo”, en el que se lo recompensa por los comportamientos deseados con elogios y / o un premio. Cuando se implementa esta metodología, tu perro no tardará en darse cuenta y comenzará a comportarse de la manera que le has enseñado.

Tres de los principales hábitos en los que los dueños de mascotas tienen dificultades para entrenar a sus perros son: ladrar, lamer la cara y saltar. Si tu perro actúa de esta manera, ¡no te desanimes!

Al comprender por qué los perros exhiben estos comportamientos, puedes elaborar un plan para que no se comporten más así.

1. Ladrar

Ladrar es un comportamiento innato en los perros, ya que les permite comunicarse, especialmente cuando detectan un peligro. Por lo tanto, es un comportamiento territorial completamente normal que tu perro ladre para advertirle a su amo, un miembro de su manada, cuando un extraño está en la puerta.

Sin embargo, si tu perro pasa la mayor parte del día (o de la noche) ladrándole a casi cualquier cosa, incluso a ti, es una señal de que se ha convertido en un mal hábito, aunque fácil de curar.

El primer error que cometen los dueños de mascotas es gritarle a su perro cuando ladra para pedirle que se quede callado. La razón por la que esto no es efectivo es que mientras uno cree que le está diciendo al perro que deje de ladrar, el perro cree que uno también están ladrando y disfrutando de hacer ruido juntos.

Una forma más eficaz de lidiar con esto es esperar una pausa en los ladridos de tu perro para colmarlo de elogios y premios. Tan pronto como los ladridos comiencen de nuevo, no le prestes más atención. Por ejemplo, puedes ignorarlo o alejarte para indicarle que actuar de esta manera no atrae una respuesta positiva de tu parte. Cuando los ladridos se detengan, una vez más elogia a tu perro y dale un premio. Los perros son cariñosos, por lo que se darán cuenta rápidamente y solo ladrarán en las situaciones deseadas.

Cómo enseñar buenos modales a tu perro

2. Lamer la cara

Lamer la cara es un comportamiento muy instintivo en los perros que comienza temprano, durante su vida de cachorro. Los lamidos son la forma en que una madre cuida de sus cachorros después de su nacimiento y es una forma de afecto.

Si bien los lamidos pueden no parecer un problema, deben evitarse debido a problemas de salud, especialmente en bebés y niños pequeños, ya que es probable que los exponga a gérmenes que su sistema inmunológico tal vez no pueda manejar. Del mismo modo, si tu perro tiene parásitos o ha estado investigando las heces de otros perros o acicalándose a sí mismo, ciertamente desees evitar que venga a lamer su cara después.

En la medida de lo posible, intente desalentar este comportamiento. Cuando tu perro se acerque a tu cara, di firmemente “No”. Si no retrocede, aléjalo suavemente de tu cara. Siempre que responda correctamente a la orden, dale un premio. Sigue así de manera constante y eventualmente tu perro se dará cuenta de que lamer la cara no es un comportamiento deseado.

3. Saltar sobre la gente

Saltar sobre la gente también es un comportamiento natural en los perros que exhiben cuando se sienten felices y emocionados. Si bien esto puede no parecer un mal hábito, puede ser bastante peligroso si lo hacen con niños pequeños o personas mayores.

Su perro no sabría diferenciar que saltar sobre su amo está bien, pero saltar sobre niños o ancianos no es correcto. Por lo tanto, para evitar confundir a su perro, es mejor tratar de desalentar este comportamiento por completo, diciéndole al perro “¡Abajo!” cada vez que salta. Déle un premio cuando responda por primera vez al comando de manera efectiva, y cada vez después de eso, hasta que ya no necesite darle un premio y sus palabras sean suficientes.

Hay muchas formas sencillas en las que puedes entrenar a tu perro para que no adquiera malos hábitos y establecer límites y estándares. ¡Busca entre los diferentes cursos de entrenamiento en nuestra Academia para encontrar la mejor metodología de entrenamiento para tu perro!

Convierte tu pasión en negocio

¡REGISTRATE PARA SABER MAS!

 

Leave a Reply ● Deje su comentario ● Laissez votre commentaire

%d bloggers like this: